Rocío Ignacio y Jorge de León.- Jerusalem (ABAO) en Bilbao 2019

Carlos Chausson.- Don Pasquale en el Teatro La Maestranza de Sevilla 2019
8 noviembre, 2019

Rocío Ignacio y Jorge de León.- Jerusalem (ABAO) en Bilbao 2019


Lo mejor de la noche vino de la protagonista femenina: la soprano andaluza Rocío Ignacio, una lírica que ha ensanchado su voz para afrontar el spinto que exige Hélène. Ya en la preghiera “Ave Maria”, del primer acto, mostró cierta elegancia en los matices dinámicos, y, en el tercero, exhibió aplomo dramático en el air “Que m’importe la vie”. Pero fue la polonaise “Quelle ivresse!”, una cabaletta de I Lombardi reelaborada por Verdi a la francesa, donde Ignacio tuvo su momento estelar. 

elpais.com

Rocío Ignacio fue una magnífica Hélène, venciendo las muchas y duras dificultades de su papel con soltura, brío y potencia, voz preciosa y línea de canto admirable. Como Gaston, Jorge de León mostró su facilidad en los agudos, su gran instrumento


operaactual.com

Jorge de León -que debutaba en Bilbao- ha llenado con su impresionante voz todos los rincones del inmenso Palacio Euskalduna, ofreciendo una memorable actuación muy aplaudida por el público al finalizar la representación. Muy convincente a nivel dramático, gustó en el aria “Je veux encor entendre” y en sus intervenciones junto a la soprano Rocío Ignacio.  

(…)
La soprano sevillana Rocío Ignacio, fue la otra gran triunfadora de la noche. En principio pensábamos que el papel no era lo mas adecuado para una cantante de sus características vocales, pero a base de entrega y de una gran técnica, logró momentos memorables como el dúo de amor junto a Jorge de León y el aria “Quelle ivresse, bonheur supreme…”, muy aplaudida por los asistentes.


Tras su incontestable triunfo en el Liceu de Barcelona bordando el papel de Calaf, Jorge de León ha triunfado en su presentación en Bilbao con una voz de muchos decibelios que impresionó al público vasco al imponerse al coro y a la orquesta en los maravillosos pasajes en los que cantaba desde un pedestal.

revistachinegua.com


La voz del tinerfeño está en un momento exultante: segura, brillante, amplia… restallante en el agudo. 


La soprano sevillana 
Rocío Ignacio confirmó la buena evolución de su trayectoria, como ya dejó patente con su Desdemona de hace unos meses en Málaga, precisamente junto al primer Otello de Jorge de León. La voz de Ignacio suena amplia y firme, segura en toda la tesitura y arrojada en el agudo. Conviene poner en valor su esfuerzo para cantar una parte bastante extensa, que alterna partes de gran lirismo con otras de mayor dramatismo. Su Hélène sonó muy musical, bordando su hermosa intervención del tercer acto «Que m’importe la vie… Mes plalintes sont vaines». 

plateamagazine.com

Comments are closed.